Se solicita aplaudidor ‼ 👏

En esta temporada de festivales, ¿te imaginas contratar un aplaudidor para tu evento?, pues por absurdo que parezca esto fue real hace tiempo atrás.

Incluso se formaron compañías de aplaudidores jerarquizadas y organizadas que, inclusive, se podría decir, idearon una ciencia del aplauso. Por supuesto era una forma algo tramposa de garantizar el “éxito” sobre el escenario.


Aunque para nosotros ahora es un gesto o una forma de expresión cuando se celebra algo, el mismo aplauso tiene una historia.


Con el sentido en el que lo conocemos, tiene su origen en Grecia. Sin embargo, nuestra concepción de él como un medio por el cual las emociones y pulsiones de un público se dominan, se lo debemos a los romanos.


Ellos perfeccionaron y normaron, regularon y complicaron esta costumbre heredada de los griegos hasta el punto de crear un complejo código para expresar diferentes grados de aprobación mediante variaciones del gesto del aplauso, como aplaudir con los dedos y dar palmadas con la mano plana o hueca.


La claque / los aplaudidores


Aunque nos parezca sorprendente, la claque llegó a construir una estructura y jerarquía propia. Incluso crearon empresas que ofrecían este servicio. Por ejemplo, en 1820, aparece en París una agencia donde se podían obtener “aplaudidores”. La parte fundamental de su organización fue el Jefe de la claque, fue una personalidad respetada y de agudo criterio, se comprometía, contrato legal de por medio, con el éxito de las obras acordadas, por lo que su labor no podía ser improvisada. Todo lo contrario, estudiaba minuciosamente los espectáculos con tal de montar un espectáculo de aplausos que irremediablemente diera la sensación de éxito. Para ello, asistía frecuentemente a los ensayos, estudiaba el poema, la música, las decoraciones y tomaba notas. Fungían como una especie de segundo director de escena que, en este caso, ensayaba con su grupo un espectáculo de aplausos, distribuidos y determinados cuidadosamente en los momentos que consideraba clave para que el aplauso fuera más efectivo.




De esta manera se aseguraba que, aparentemente, fuera un éxito a vista de todos.


En fin, este oficio como tal no existe mas ya que el público se comenzó a sentir forzado y manipulado para fingir un gusto, y de a poco fue desapareciendo.


¿O no?, como tal no tenemos ya una sociedad de aplaudidores, pero sin duda alguna se sigue teniendo personal en distintos shows que te dicen cuando aplaudir, cuando reírte, etc…seguro haz visto en espectáculos en vivo a una persona con un letrero de ¡APLAUSOS!, solo que en su contrato no dice aplaudidor.



9 visualizaciones0 comentarios