Bailando al más allá

En un país rico en cultura y hermosas tradiciones, el baile tiene que estar presente en una de nuestras mas grandes festividades “el día de muertos”.



La danza de los viejitos

En diversos pueblos de nuestro país, durante las festividades de los días de muertos se lleva a cabo la danza de Los Viejitos, también conocida como Los Huehues, Los Huehuentones, Los Xexes o La Viejada.


Los Huehues son el vínculo entre la vida y la muerte, a través de ellos las ánimas envían mensajes al mundo de los vivos. La fiesta de los muertos coincide con el fin del ciclo agrícola. Las cosechas se comparten con los antepasados ya fallecidos, ya que ellos son quienes heredan y dan fecundidad a la tierra; a ellos se les pide su intervención ante los dioses para obtener buenas cosechas.


La fiesta finaliza con la participación de los Huehuentones en el tradicional baile de La Calavera.


La fiesta de los diablos

Durante los primeros días de noviembre, los hombres se convierten en diablos; danzan por las calles y bromean a los vivos, en un juego donde la solemnidad no existe; todo es diversión, baile y alegría.


La danza de los diablos es impresionante, parecen salidos de ultratumba, usan ropa obscura y a veces desgarrada, salen a las calles gruñendo y con pasos firmes y poderosos. Recorren los caminos encorvados y zapateando con tanto poder que serían capaces de abrir el piso para despertar a los muertos. Aun que esa es su idea, traer a sus espíritus a festejar con ellos.


El festival de Tempoal

Participan alrededor de mil danzantes conocidos como “viejos”, “coles”, “disfrazados” o “la viejada”, los cuales bailan en comparsas o cuadrillas de 50, 100 o más hombres, mujeres y niños de todas las edades. Esta tradición de bailar en la plaza central, se estima que esto comenzó alrededor de 1957, y viene precedida de una importante labor de rescate de la máscara tradicional elaborada por artesanos locales que, sobre una base de madera de cedro rojo o colorín, agregan cuernos, colmillos, cabello y llamativos colores.


El 2 de noviembre la fiesta de Xantolo concluye con el “destape” de los disfrazados para así marcar el final de la fiesta. Durante la noche se colocan ofrendas al “ánima sola” en la calle o camino, para quienes en vida no tuvieron familiares.


El día siguiente es conocido como Tlamakauali o “despedida”, los distintos grupos llegan al panteón lanzando cohetes y bailando al ritmo de los sones. Ahí comen, beben, bailan y conviven con sus muertos.



15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo